Encefalitis, cuidados intensivos y ver de cerquita un final

Sí, hacía ya un tiempo me venía sintiendo mal, muchos mareos, vértigos…lo relacioné al estrés típico de una mamá de dos que trabaja y que medio limpia su casa.

Después vinieron los dolores en el cuello…nada, lo relacioné con una antigua lesión, pedí cita con el primer traumatólogo que me encontré y sin siquiera tocarme me dijo “te pones collarín y descanso médico dos semanas”. Qué feliz que salí! Dos semanas de descanso…parcial, igual tenía que cocinar, lavar ropa, y cargar con dos niños y sus maletas hacia un taxi que nos llevara a la guardería, regresarme caminando (el dinero es escaso) y revertir el proceso en la tarde, de ahí al parque, cena, limpiarlos y a dormir.

Obvio,  el dolor no se iba, el cuello lo tenía parcialmente doblado hacia un lado ya que mantenerlo hacia al frente simplemente era un imposible. Mis dedos comenzaron un día a adormecerse, le eché la culpa a la contracción muscular, el hormigueo pasó a todo el brazo, las piernas, hasta el estómago…me cayeron un par de lágrimas, estaba asustada.

Recuerdo que en algún momento comencé a tener los tics en el cuello, movimientos involuntarios a veces muy violentos que hacían tronar mis vértebras y causarme más dolor. Mi mamá y mi pareja me llevaron a distintos neurólogos. Recuerdo estar en la sala de espera de la segunda clínica, atestada de gente, con un calor de más de 30 grados, sentir mucha presión en la cabeza, mis movimientos aumentaron, alguien me agarró de la cabeza, veía moverse mis brazos, otra persona dio una alarma, enfermeras corriendo y yo me desperté en una habitación.

Conmigo estaban amigos, familiares, mis hijos…Cero movimientos y mucha felicidad. No recuerdo cuántos días me quedé en ese cuarto, pero sí el momento en el que me sacaron. Una enfermera me trajo mi bandeja de comida, yo bromeando y conversando empecé a comer, y mi cuello empezó otra vez a hacer lo que quiso, brazos, piernas, yo gritaba, el dolor era insoportable, mi cabeza iba de un lado a otro sin control, sentía las vértebras tronar cada vez más fuertes y otra vez enfermeras pero esta vez con un kit de resucitacion…

Desperté,  pero en otro espacio, cuidados intensivos, mis manos llenas de vías, mi mamá, tíos, primos, afuera, mirándome. La verdad es que ahí ya no sentía nada, no recuerdo mucho. Recuerdo una punción lumbar, un catéter y muchos momentos muy incómodos. Me cuentan que me tuvieron que amarrar porque les decía que me dejaran en paz y me levantaba a limpiar mi casa; que hablé mil y una incongruencias, que me intentaron echar agua bendita pero yo temía quemarme con ella, que muchos me visitaron y pasaron a hablarme pero no recuerdo nada de lo hablado…
Por fin, un médico se dio cuenta de que no era SOLO una crisis nerviosa (fue lo que pensaron todo el rato, me llenaban por las puras de diazepam y clonazepam), que había que administrar antibióticos y corticoides, y sólo ahí, sólo en ese momento, se acabaron los movimientos. Pasé cuatro días en ese cuarto verde, sin celular, sin tele, con ventanas en vez de puertas y paredes y el tiempo pasó como si nada, como si en realidad las horas solo fuesen segundos.

Otra vez a una habitación, nada de visitas de hijos por 10 días, les lloré todas las noches…Pruebas y más pruebas. Y siempre amigos y familiares y ahora mucha tele, celular, laptop, duchas…El médico me preguntó, quieres el alta o te quieres quedar? Me faltaron pies para salir, agradecí a todas las enfermeras, al doctor por salvarme y, bien acompañada, salí otra vez al mundo, y lo aprecié más y vi de otra manera el tiempo y las cosas, y todo lo que debo cambiar…

Mis movimientos siguen ahí, de vez en cuando pasan a saludar, las corticoides me han engordado, mi dolor de cuello y adormecimiento siguen, y será un proceso lento, pero nada importa. Mientras escribo esto, mi hijo mayor está dormido abrazado a mi, con su pijama de IronMan. Y, por ellos, yo tendré que ser una mamá de hierro.

La dieta de la patata o cómo perder medidas en 1 mes 

Las reglas

Muy fácil, tres comidas  fuertes al día, de un mínimo de 20 papas diarias ( de cualquier tipo) que puedes combinar con vegetales sin almidón tipo lechugas, repollo, poro, apio, cebollas, pimientos, hongos, tomates, frijolito chino y cebolla china.

Las salsas barbacoa, de tomate, ketchup y la siracha son bienvenidas

Restricción de calorías?  Como en la mayoría de estas dietas a base de plantas, no hay.  Come hasta saciarte y CUIDA LA SAL

PROHIBIDO : tristemente, las frutas.

Reto de treinta días

Hannah empezó con el mínimo que quería, solo 10 días, y los cumplió!  Después simplemente se sintió tan bien que  siguió, aunque tuvo que lucirse con una variedad de recetas de papa para no aburrir a su público  (ni a ella!) En este Blog incluiremos algunas.

Hagamos este reto juntos! por 10 días, te unes?

Incursores de la dieta

High Carb Hannah, experimentos grabados

En InfinitaPersistencia  ya habíamos hablado de la youtuber HCH y el drástico cambio de su cuerpo al adoptar una dieta basada en alimentos ricos en almidón, tipo avena, arroz, papas, lentejas, frijoles, brócoli

… sin embargo, tras adelgazar una cantidad importante de kilos, decidió realizar un experimento ante cámaras y pasar un mínimo de 10 y un máximo de 3o días comiendo solamente papas.

 Cumplió sus expectativas? .. Qué aprendió?

En el último video de la serie, Hannah explica que perdió un total de 6 libras, casi 3 kilos, Lo que puede no parecer mucho, pero sí, si se toma en cuenta que en medidas y perdió 2 pulgadas en cintura, 1.5 en cadera y media pulgada en brazos y piernas.

Según Hannah aprendió que comer de esta manera tan sencilla, le quitó la mente de la comida. Del qué cocinaré, qué se me antoja… el comer por aburrimiento ya no fue un problema y lo recomienda sobre todo para los comedores compulsivos o emocionales.

Cris Voigt

, la cabeza de la Comisión de la Papa en Washington, Usa,  decidió someterse a una estricta dieta de 2o papas diarias, por 60 días   sólo para desmentir la opinión popular de que la papa engorda o que es un alimento poco saludable.

Sus resultados? 

Perdió 9 kilos y medio, que se dice pronto, sus niveles de colesterol bajaron 60 puntos y hasta su azúcar en la sangre se redujo.

Según Voigt, sus niveles de energía estaban por las nubes, y que logró dormir como un angelito.

Hay que hay que agregar que comió con solo £9.40 a la semana, lo que redujo considerablemente el presupuesto semanal.

Para saber más, dale aquí. 

Una receta de Hannah

*RECETA DEL WAFFLE DE PAPA*Esta es una de las recetas que más me llamó  la atención por su originalidad, demás está decir que a mi sólo se me ocurrirían cuatro formas de hacer cocinar las papas, hervidas, puré,  frutas y con un guisito de tomates, qué rico!

Pero Hannah va un poco más allá y se las ingenió con estos waffles que se ven buenísimos y que ella misma admite no logró domar hasta el día 28 de su experimento de 30 días.

    Tiempo de preparación 
  • De 20 a 25 min

Herramientas 

  • Wafflera
  • Olla mediana
  • Cuchillo

Ingredientes

  • 1 Papa
  • Agua
  • Paprika o pimentón
  • Ajo molido
  • Cebolla molida

Preparación 

  • Preparar la wafflera en temperatura alta
  • Pelar,  choppear y hervir una papa en una olla mediana.
  • Hervir por unos 10 min o hasta que la papa esté suave.
  • Drenar el agua y volver a poner la papa en la olla con un pelín de agua restante para poder hacerla puré
  • El puré tiene que salir seco,  no como uno normal

 

  • Con una espátula llevar la masa seca a la wafflera hasta los bordes, dejarla un poco gordita al medio
  • Cocinar de 10 a 12 min
  • Sacarla con cuidado
  • Links afiliados

    Videos

    Más links

    Featured post

    La “dieta” del almidón o cómo perder peso sin pasar hambre

     

    belly-2473__180Se acerca el verano y, en consecuencia, la fiebre de las dietas. Nuestras redes sociales aparecerán inundadas de novedosas dietas bajas en calorías y en carbohidratos que te prometen bajar en días lo que has subido en años. En la actualidad, y con el aumento de la obesidad, el número de dietas nuevas, extravagantes, peligrosas, y, sobretodo, insatisfactorias, no ha dejado de aumentar. ¿Cuántas veces en tu vida te has dicho, “este año me pongo a dieta”?, ¿cuántas veces has conseguido tus metas y cuánto tiempo las logrado mantener?, ¿cuántas veces has fallado en tu intento y te has sentido mal contigo mismo o contigo misma por no haber sido lo suficientemente disciplinado o disciplinada?

    descarga (1)En realidad la culpa no la tienes tú, al menos, no del todo. La culpa de tu aumento de peso la tiene quizás en gran medida la sociedad en la que vives, una sociedad donde todo se tiene que hacer rápido y todo tiegane que ser placentero. Y la comida no es la excepción. Nuestra dieta se ha atestado de productos de grasa, de carnes, cremas y frituras acompañadas con gaseosas, baratas, rápidas, llenas de sabor. Todo esto influye en tu aumento de peso y en tu malestar. Desnutrirte y pasar hambre durante unos días, semanas o meses, no es la solución.

    Continue reading “La “dieta” del almidón o cómo perder peso sin pasar hambre”

    Create a free website or blog at WordPress.com.

    Up ↑

    BayArt

    New Perspective on Life

    Discover

    A daily selection of the best content published on WordPress, collected for you by humans who love to read.

    invisibletania

    the adventures of a dreamer

    La Peruana Vegana

    Deliciosa comida peruana 100% vegetariana

    PameArce

    Abogada por error, buena amiga y mala aduladora. Artista tardía, sibarita, güena pa las fiestas y mala pa victimizarme. @Pamela_Arce

    Infinita Persistencia

    Un Blog sobre salud mental y física para nosotros y para nuestros hijos

    The Daily Post

    The Art and Craft of Blogging

    The WordPress.com Blog

    The latest news on WordPress.com and the WordPress community.