La inteligencia social

En el 2006 Daniel Goleman publicó su libro “Inteligencia Social” en el que plantea, entre otras cosas, cómo los seres humanos nos comunicamos entre nosotros de una forma no perceptible a través de conexiones emocionales.

¿Te has preguntado alguna vez por qué cuando alguien se ríe te contagia la risa? ¿por qué el bostezo es contagioso o el llanto de un actor en escena? Goleman explica que en nuestro cerebro hay una parte “húmeda” o emocional que permite que sintamos de inmediato lo que la otra persona está sintiendo. Es la vía superior, seca o racional, la que racionaliza este sentimiento.

child-594519__180

Esto significa que nuestro primer instinto es el de imitar lo que está sintiendo la otra persona. Si vemos a alguien sonreír abiertamiente, lo más probable es que nuestro primer instinto sea el de sonreír también. Aunque, como dice Goleman, hay personas más adiestradas que otras en racionalizar y reprimir estos instintos (¿realmente debería o quiero sonreír en este momento?).

Continue reading “La inteligencia social”

Panqueques veganos, ricos y sanos!

pancakes-687832__180

Les comparto la receta de unos panqueques veganos que vi online

Ingredientes:

  • una taza y media de avena
  • una taza de leche de soya
  • 1 plátano maduro
  • dos cucharadas de azúcar
  • vainilla al gusto

Preparación:

  • Licúa la avena hasta que se convierta en una harinita (TIP: puede que tu licuadora tenga dos modos, ponla en el más potente, en la mía el modo se llama “all steel”)
  • vierte la leche, vainilla y azúcar  y licúa  hasta formar una pasta
  • agrega el plátano y licua un poco más
  • Prepara una sartén antiadherente con un poco de aceite vegetal a calentar. Vierte en la sartén 4 cucharaditas de la mezcla y da la vuelta cuando empieces a ver que se forman burbujitas
  • A disfrutar!! 🙂

    LINKS

    Panquequera

    Recetas veganas para el desayuno

    Golpes idílicos, bullying inventado y una oportunidad perdida 

    De todas las cosas de las que me arrepiento, no haber sido capaz de dar más golpes es probablemente la que más me frustra. Entrenamiento de karate y todo, siempre me imaginaba anyes el dolor de la otra persona y yo misma me paraba. Ahora, a veces sueño con esa idea.


    De pequeña me hicieron “bullying”, sólo que no se llamaba bullying, le decían “comportamiento normal”, “así son los niños”. Ni mis profes, ni directores hicieron mucho caso al problema. Tampoco mis papás, obvio ellos hablaban con los profesores y estos siempre aseguraron de que era algo que yo me imaginaba. Já.

    Me gustaría decir que perdoné, pero no. Odio a esos profesores que se hicieron los locos, a las directoras y directores, sobre todo a una que era monja, a los niños y no tan niños y a sus padres. Los odio. Les deseo lo peor en esta vida.

    Vivía en una ciudad pequeña, creo que tenía 250.000 habitantes. Allá por los early 90s mi mamá y yo éramos de las pocas inmigrantes sudamericanas de la zona. Éramos raras. A mi mamá le preguntaban si era china, a mi me miraban raro. Físicamente eramos muy distintas a los habitantes de la zona: bocas anchas, piel más oscura, cabello y ojos muy negros.

    Nuestro inicio fue bonito, llegué en época de inicial, mi profesora era muy amorosa y los niños también.  Conmmigo estudiaba una niña morena, recuerdo que los niños le decían color de caca y la perseguían corriendo por todo el patio burlándose de ella. En mi todavía no notaban nada extraño .

    En primaria, en cambio, comenzaron los problemas. Y es que, además de ser físicamente distinta, yo era una niña rara. No me encantaban las muñecas, mi mamá no me repeinaba para ir al colegio, mi estética no era de pinky lover y nunca me atrajeron los unicornios.  Jugar a papás y a mamás? Para qué?? Solo hablaba con una niña y con un niño, y cuando ellos faltaban, para mí era el día más triste y solitario.

    Ocurrió que un día mi papá se demoró en irme a buscar. Éramos ya pocos niños y pocos profesores en el patio. No recuerdo lo que estaba haciendo yo, pero dos niños de mi salón (mucho más altos y fuertes que yo) vinieron corriendo con una pelota de tenis. Uno me agarró de la brazos por la espalda. El otro me metió la pelota de tenis en la boca y me tapó la boca y la nariz con las manos. No recuerdo qué pasó después, pero sí recuerdo que mi papá me dijo que los tenía amenazados y a mi mamá explicándome que a los niños no se les pudo haber ocurrido tal cosa, que seguramente los padres les habían metido esa idea en la cabeza.

    A partir de ahí me volví mucho más tímida, mis papás me tuvieron que cambiar de colegio, me pusieron en uno de los más caros de la ciudad con todo su esfuerzo. Era uno religioso, de solo mujeres, y matriculaban a pocas en cada salón.

    A algunas de ellas  (otras eran estupendas) sí las quise pegar. Vaya que sí! Todas las ocasiones que perdí!, y que ahora me pregunto por qué no lo hice, por qué siempre ese miedo? La cantinela de que ellas eran mejores en todo que yo, las burlas constantes, bromas pesadas, el simple hecho de apartarme.


    La hipocresía de después ir con su cara de ángel a la capilla, religiosas ellas, me ardía por dentro. Ahora entiendo que me dan pena, porque siendo tan chiquitas, alguna vez las habrían tenido que tratar así y actuaban sólo por repetición…y por idiotas. Me arrepiento también de no haber dado algún golpe porque de esa manera, quizás algo se movía en la materia gris, SNC, o aumentaba la hormona de la felicidad y acababan siendo mejores personas.

    A un año de ser mamá por segunda vez

    Y si te digo que todo es más fácil de lo que esperaba? Un niño necesita un hermano, no hay mejor amigo que ese. Mis hijos juegan juntos, pelean, se quieren…gastan energía el uno con el otro. Y yo, como madre agradezco que sea así.

    No puedo negar que no desespero a veces. El dinero no alcanza, la energía se me acaba, me deprimo y angustio…pero me he enseñado a mi misma a sonreír y a ser mi propio coach motivador. ¿No me siento bien? Sonrío,  pongo música alegre, bailo, hablo con alguien . Mis hijos no tienen la culpa de que  yo no me sienta bien, y  no  tienen que verme mal.

    Como si no hubiese un mañana para ti, pero sí para los que te rodean

    Soy mamá de un bebé precioso y engreído que está a punto de cumplir un año. Hace dos días, confirmé que volveré a ser mamá. Tengo 24 años recién cumplidos.

    Después del shock inicial, las emociones encontradas empiezan a florecer. Todos siempre hemos escuchado a nuestras mamás y abuelas decir que un niño es una bendición, y aunque al principio no entendemos por qué, y es más, a nuestro alrededor no dejemos de ver familias angustiadas; en cuanto tenemos un hijo, nuestra vida cobra de repente sentido, dejamos de sentirnos solos e inútiles y nuestra energía aumenta de forma exponencial. Me puse muy feliz al saber que tendría otra criaturita, otro mini me, otro reto. Pero, por otro lado, aún no acabo mi carrera, quiero seguir bailando y todavía no me recupero de mi primer embarazo.

    El embarazo es una etapa difícil. Los días son cortos, las noches largas y las hormonas toman el control de tus estados de ánimo. Es difícil concentrarse y ser constante en cualquier actividad. Pero yo me he propuesto sacarle el jugo al día a día, sin detenerme a pensar en los sentimientos (algo característico de mi generación) y disfrutar cada segundo porque cada segundo tiene ahora más valor que antes y lo que voy a lograr hacer con mi tiempo ahora, será un regalo para mi familia más adelante.

    Prometí a mi pareja crear un blog, para mantenerme motivada, para motivarlo a él y quizás a otras mamás como yo que no quieren dejar de avanzar.

    Ante todo, seguir avanzando tú, tu familia, tu cuerpo y tu sonrisa.

     

    Create a free website or blog at WordPress.com.

    Up ↑

    BayArt

    New Perspective on Life

    Discover

    A daily selection of the best content published on WordPress, collected for you by humans who love to read.

    invisibletania

    the adventures of a dreamer

    La Peruana Vegana

    Deliciosa comida peruana 100% vegetariana

    PameArce

    Abogada por error, buena amiga y mala aduladora. Artista tardía, sibarita, güena pa las fiestas y mala pa victimizarme. @Pamela_Arce

    Infinita Persistencia

    Un Blog sobre salud mental y física para nosotros y para nuestros hijos

    The Daily Post

    The Art and Craft of Blogging

    The WordPress.com Blog

    The latest news on WordPress.com and the WordPress community.